Galería Macchina

Espacio Vilches

Nada que ver

nada-que-ver.jpg

Nuestra cultura ha dado un especial sitial de privilegio al sentido de la vista, es el sentido favorito a través del cual, no sólo consumimos imágenes, sino, más bien, elaboramos un aspecto fundamental de nuestras vidas. En este sentido, nuestras vestimentas o indumentarias, con sus diseños y colores, impulsan una preocupación progresiva sobre nuestra capacidad de seducción. De ello sacan particular provecho la industria de la moda, la publicidad y la televisión. Esta situación, pone en el centro de la discusión a los objetos que, considerados como medios productores de sentido, conforman una renovada oportunidad no sólo para expresar nuestra subjetividad a través de ellos, sino, cuestiones relativas a los problemas que surgen vinculados a la representación en artes visuales.

En la exposición, el vestido como el atuendo constituye el objeto fundamental de reflexión estética. Se pretende generar una reflexión en torno a la distorsión de las apariencias a través de los medios de comunicación masivos. Es decir, lo inquietante que resulta para un artista la falta de distancia crítica que, en general, acontece entre el espectador y las imágenes de la publicidad que han sido especialmente diseñadas para encarnar una falsa expectativa y que frecuentemente se captan, cándidamente, como fieles testimonios de la realidad. La manera de hacer esto visible es poner en cuestión específicamente cierto tipo de vestimentas a través de la alteración de su forma visual y su materialidad, objetando sus aspectos como meras apariencias, como algo provisorio y pasajero, “nada que ver” a lo que podrían ser.


  • Nada que ver de Francisca Ramírez
  • Del 15 de septiembre al 19 de octubre 
  • Espacio Vilches